Páginas vistas en total

martes, 12 de diciembre de 2017

PANES Y DULCES HECHOS CON AMOR

Un olor característico envuelve el obrador de la panadería ‘La Tejuela’, junto a la carretera de Alcaudete. Allí, están como hace más de 25 años , Rafaela y Nono Sánchez, una madre y un hijo que han hecho de su oficio un apostolado de fe y esperanza y suelen pasar una media de 12 horas al día en dicho lugar.
Rafaela, con 64 años, confiesa que se hizo panadera por casualidad, «mi marido era el panadero, yo fuí aprendiendo poco a poco, haciendo cosillas, en lo que más trabajo es en los polvorones, mantecados y magdalenas, todo lo que es el dulce tradicional». Después, cuenta como se hace un buen polvorón, relata que «hay que dedicarle mucho tiempo, primero preparar las almendras, hay que pelarlas, molerlas, tostar la harina, cernerla y una vez que tenemos la materia prima, hay que procurar un buen aceite de oliva, una buena manteca y todos estos productos se mezclan, se amasa todo junto y se le añade un buen chocolate y después se cortan y se cuecen».
Sigue relatando Rafaela y dice que «hemos tenido algunos años buenos, pero las ventas han bajado bastante, se sobrevive a base de trabajar muchas horas y con mucho esfuerzo, me levanto a las 6:30 horas y no tengo horario, puedo estar aquí hasta las 10:00 horas; mi ilusión es que mi hijo pueda seguir con la panaderías».
Su hijo, Nono, es el alma de esta panadería, es un chef de los dulces y disfruta inventando nuevos turrones: a pesar de que manifiesta que el panorama de este negocio lo ve mal, sigue fiel en su trabajo, pero considera que hay un menor consumo de pan y está en juego la sucesión generacional, además añade que no se valora el trabajo artesanal que realiza, pues las grandes superficies han hecho mucho daño, con el pan precocinado o el pan congelado y sobre todo porque es un trabajo esclavo al que hay que dedicar muchas horas y no hay fines de semana libres.
Nono se entusiasma hablando de sus especialidades, relata que para esta temporada, se ha inventado un tronco de Navidad nuevo que lleva leche, caramelo, vainilla y galleta, «es un tronco que lo hacemos con una silueta de la Mota, superbonito y elegante para la cena de Nochebuena».
Sobre turrones, «este año he sacado un nuevo, un turrón con chocolate, con frutos de la pasión y coco que llamamos turrón tropical y una tableta de chocolate denominado Caramelia».
Este hombre joven, sigue hablando de sus productos y habla del llamado ‘turrón alcalaíno’, es un dulce histórico que hacían las mujeres en su casa, con la maquinilla de elaborar el salchichón, «lo hacemos en versión corte y lo demanda mucho nuestra clientela, y también los polvorones de aceite, los vendemos a pequeña escala a familias de toda España».
Todos los productos de esta panadería son artesanales, se elaboran de forma manual, y se ayudan de pequeñas amasadoras, y una refinadora porque la masa es tosca.
Este panadero y dulcero sigue trabajando muchas horas, pero manifiesta que «tiene compensación para los que somos románticos y trabajamos en lo que nos gusta y disfruto cuando pongo en mi vitrina todos los dulces, con diversidad de salobres y colores, y es bonito y lo es más cuando llegan los clientes y se llevan la vitrina entera, eso es impagable».
Este panadero se queja de que tiene alguna carencia, la principal es que no tiene vida personal, «pero por suerte me ha tocado trabajar con mi madre y es la ilusión de mi vida, aparte nos llevamos muy bien y con mucho feeling».
Finalmente cuenta que la clientela suele comprar en un espacio de tiempo pequeño, en las vísperas de Navidad y hasta los Reyes Magos y considera que no se pueden prever las ventas, porque sus productos son perecederos y hay que tener cuidado con su elaboración.
Madre e hijo están superagradecidos con su clientela del barrio, porque son la base de sus ventas y les dan una forma de vivir.
Rafaela y Nono forman un binomio indisoluble, se han hecho el uno para el otro, consideran una bendición el poder estar trabajando juntos, cada uno en su cometido. Se miran y no tienen que hablar porque se conocen como madre e hijo que son. Nono no sabe qué hará cuando el próximo año se jubile su madre, pero mientras tanto siguen comulgando cada día con su trabajo, como en una especie de misa entre ambos, con mucho amor.

EXPRESIÓN

Somos hijos adoptivos del miedo.
Algunos viven para contarla.
Cada vez habrá menos puestos de trabajo.
El futuro, a pesar de muchos, es de la Agricultura.
Si eres capaz de vender muchas cosas, ganarás mucho dinero.
La participación es escasa.
Los defensores del pueblo tienen un carácter testimonial.
Llover, llovió poco.
El futuro es de los viejos, de aquí a cien años todos...
Los teutones no tienen tetas.
Quién más frío tiene, menos dinero posee para calentarse.
La muralla Oeste tuvo que rehabilitarse de emergencia.
La autovía es un sueño, una esperanza.
El parador es un regalo de Reyes Imagos.
La sequía es una amenaza latente.
La Mota recibió un premio Europa Nostra.
Algunas monjas hacen dulces de Navidad.

domingo, 10 de diciembre de 2017

LA CASA DEL MÉDICO DON FERMÍN MEDINA


Un paseo por Frailes me llevó a la plaza de la iglesia y allí encontré la famosa casa del médico don Fermín Medina, que ejerció durante muchos años en la villa de Frailes; la vivienda no es la misma que en aquellos años del Franquismo, pero la fachada guarda diversos aspectos de aquella época. Además, don Fermín Medina fue alcalde del municipio y se convirtió en una de las figuras más importantes de la posguerra en este lugar.
Eraun hombre pequeño de estatura pero era capaz de estar de pie y trabajando durante muchas horas y después irse al casino de Alcalá la Real a jugarse una partida de cartas. También era capaz de montarse en un mulo y ayudarle a parir a una mujer en cualquier cortijo de la comarca. Al morir, el Ayuntamiento le dedicó una calle, así el Barrihondillo llevó su nombre.
Conocí a uno de sus nietos, se llamaba Fermín, era un joven alegre y un verano ejerció de médico en Frailes, algunos días fuímos de fiesta a la discoteca de Alcalá la Real y tomamos más de una copa juntos.
La casa de don Fermín sigue allí, en la plaza de la iglesia, al lado de la calle Rafael Abril y guarda muchos años de la historia de Frailes, por aquella consulta pasamos muchos fraileros que nos maravillábamos al entrar allí y ver aquellos mosaicos, la fuente con agua, cuando no había ninguna casa casa con el liquido elemento. En aquellos tiempos tan duros, brillaba la figura de don Fermín y su familia y los domingos era todo un espectáculo verlos salir de la vivienda, con aquellos trajes perfectos limpios, relucientes, elegantes y perfumados y uno a uno iban introduciéndose en la iglesia, se colocaban en su sitio reservado y privilegiado y comenzaba la santa misa. Amén.

viernes, 8 de diciembre de 2017

TRANSMOTA PASEA EL NOMBRE DE ALCALÁ POR TODA EUROPA

Junto a la carretera de Montefrio se encuentra la empresa Transmota que se encarga de llevar productos a toda Europa con más de 60 camiones de grandes dimensiones.
Al frente de la misma, está Antonio Jiménez, un alcalaíno de 58 años que vive su trabajo con gran pasión y con el impulso de todos los que trabajan en ella, la han convertido en un referente en la provincia.
Cuenta Antonio Jiménez que el alcalde socialista Juan Canovaca tuvo la idea de promocionar por toda Europa el nombre de Alcalá la Real y la empresa accedió a que fuese en las lonas de los camiones de la empresa Transmota. Así, el eslogan ‘Discover it Alcalá la Real Única’ se paseó por toda Europa y el nombre de la ciudad de la fortaleza de la Mota tuvo una gran transcendencia en el ámbito turístico. El diseño fue realizado por el funcionario y licenciado en Diseño Gráfico Federico Barquero, llegando a un acuerdo entre el Ayuntamiento y Transmota para asumirlo como logotipo propio. Con ello, han transcurrido 20 años y ha sido una gran historia, en la que muchos alcalaínos han sentido un pellizco en el estómago cuando han visto por esas carreteras europeas un camión con la leyenda antes descrita.
Sigue diciendo Antonio Jiménez que esta acción ha sido un revulsivo, pasando de una imagen estática a una dinámica de los camiones y de sus lonas, significando un nuevo amanecer por Europa y con un logotipo nuevo y moderno, ‘siendo una imagen que incluso ganó algún premio y que ha sido festejada muchísimo por todos los lugares donde hemos ido, tanto dentro como fuera de España’.
Haciendo una pequeña cuenta de multiplicar, se trata de 80 metros cuadrados de lona por cada camión y como son 40, pues da una cifra de 3.200 metros cuadrados los que se pasean por toda Europa, mostrando el nombre de Alcalá la Real, realizando más de 150 millones de kilómetros con la publicidad a cuestas.
Los camiones alcalaínos han paseado la imagen de Alcalá la Real por toda Europa, por Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda, Bélgica, Italia, Rumania, Hungría, Chequia, o Eslovaquia.
La empresa se fundó en el año 1979 y procedía de otra sociedad denominada Abonos Montañés, fue progresando en forma de cooperativa de trabajo asociado y toda la propiedad pertenecía a la propia cooperativa, siendo una fórmula muy novedosa en aquellos tiempos en la provincia de Jaén; en aquellos tiempos comenzaron siete socios y ahora la sociedad tiene varias empresas, contando con 60 camiones, de los que propios son 40; trabajan con la idea de considerar que el conductor es esencial, siendo el alma de la sociedad y por ello procuran que tenga un salario digno y sus sueldos están por encima de la media que tiene el sector en España e incluso estos trabajadores se hacen mayores en la empresa y la mayoría se jubila en la misma. Además, y a raíz de que en España, antes de la crisis, hubo una época en la que faltaron conductores, el sector generó mucha demanda y entonces contrataron conductores de diversos países, como Rumanía, Polonia, Ecuador, Bolivia, e incluso de Reino Unido.
Actualmente, la empresa tiene 70 trabajadores propios, pero entre todas las áreas dan trabajo a unas 100 personas y ha tenido un crecimiento muy sostenido, con una clientela internacional, tanto de España como de Europa y además, han cambiado de lugar, pasando de tener unas oficinas en la Avenida de Europa, a realizar un complejo empresarial, con un área de servicios en la carretera de Montefrío, aglutinando toda las líneas de negocio que estaban estructurando.
El fin de esta empresa es seguir reinvirtiendo en ellos mismos, fomentando la flota de camiones y la prestación de servicios a otras empresas. Igualmente, realizan apoyos sociales, como una línea de trabajo y de pensamiento, creen en la comarca y en Alcalá la Real y en sus gentes y para los más necesitados siempre están alerta y dispuestos a echar una mano y ayudar en lo que sea necesario, en ese sentido han hecho convenios de colaboración con el Ayuntamiento y con otras entidades de carácter social, para socorrer y mitigar las fatigas de los más necesitados, donando cantidades de dinero, o servicios o productos.
Antonio Jiménez dice que el transporte tiene mucho futuro y donde se pensaba que estaba todo inventado, ha llegado la empresa Amazon y ha dado un golpe de efecto a casi todo el mundo, haciendo y llevando productos de una forma más rápida y mejor, se está reiventando otra vez el transporte, dando mucha más vitalidad y energía y más capacidad para hacer las cosas más rápido porque los consumidores lo demandan así, por eso sigue habiendo muchísima capacidad de desarrollo.
En cuanto Alcalá la Real, Antonio Jiménez dice que es un pueblo dinámico y habla del sector del plástico como una especie de escuela y añade que Valeriano Montañés fue el precursor de esta industria tan pujante, con mucha capacidad de reinversión y con un futuro brillante y Alcalá la Real está situada a la cabeza en la provincia.

jueves, 7 de diciembre de 2017

FRAILES ESTÁ LIMPIO

Volví a mi calle, a mi barrio, a la calle Horno de Frailes, les mostré la casa donde nací a Rafa Antonio, Raquel, Alicia y Javi; las casas que componen la calle estaban desconocidas, todo ha cambiado, y aquellas carencias que sufrí en aquellos tiempos, ya desaparecieron, incluso el muladar donde ibamos hacer nuestras necesidades, está limpio y recogido; tanto Rafa Antonio como Javi decía que todo estaba limpio y ordenado.
La que sí se ha transformado ha sido la vecindad, allí no está ni Virtudes, ni Dolores, ni la Mary de la Gregoria,ni Milhombres, ni su mujer Margarita, ni mis vecinas Manuela, María, Encarna, etc,.
Han pasado muchos años y los tiempos son otros, en Frailes sigue la gente tranquila y en convivencia. Hay equilibrio; se ha inaugurado un restaurante en la plaza del Rector Mudarra, y Carlos y Marius trabajan para que sea un lugar acogedor, y tiene buena pinta.
En lo que hay que incidir en mi pueblo, es en la belleza de sus calles, tratar de que las que se arreglen, tengan un sello especial y quitarles el alquitrán que es muy feo y escoger otros materiales, otras técnicas que den una visión más amables a todos esos rincones que tiene.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

LA MORCILLA FRAILERA

Hoy he estado en Frailes y paseé por la calle Calvario junto con otros amigos de Alcalá la Real, visitamos la ermita del Calvario y vi como se secaban estas morcillas fraileras que tenían buena pinta.