Páginas vistas en total

domingo, 22 de octubre de 2017

ALCALÁ ES REAL

Alcalá la Real es un todo que sigue luchando por subsistir, vivir y convivir; hay gente que piensa, ríe, llora, camina, trabaja, come, bebe, sueña, tiene esperanzas, se enamora, madruga, trasnocha, juega, ayuda, sube, baja, se entretiene, ve el sol y las estrellas y cuando hace calor pues todos dicen que han subido las temperaturas y cuando hace frío piensan que han bajado. Alcalá es una fortaleza fortificada que se ha convertido en el estandarte de su identidad y aún se ven en las almenas algún morisco que aún no se ha dado cuenta que la Reconquista ha finalizado. Alcalá es como el Llanillo, con muchas casas deterioradas pero que conserva la esencia de su elegancia en las tardes del estío. Alcalá es agricultura, es campo, son casas antiguas y nuevas, es como una niña, un joven, un adulto, un viejo porque tiene vecinos de todas las edades. En Alcalá hay soñadores, trabajadores, caminantes, gente ociosa, parados, preparados, estudiados, comprometidos, pasotas, desertores, emigrantes, estudiantes y hasta habrá algún elefante. En Alcalá los monumentos se cuentan por decenas y en las noches de invierno el frío ruge por las ventanas y choca con paredes transcendentes. Hay una Alcalá alta y otra baja, una con calles estrechas y pendientes y otra con avenidas y llanuras que antes era de frontera y ahora no es mora ni cristiana pero sigue siendo religiosa, con muchas cofradías y hermandades; con asociaciones de mujeres y con amas de casa y casas sin amo. Hay muchos pisos vacíos, hay gente sin casa y gente que tiene, aún, tres casas. Hay egoístas, embusteros, mentirosos, verdaderos; hay casi de todo, como dolor y alegría y en agosto la fiesta de la Virgen de las Mercedes sigue siendo un acto de fe y otro de esperanza y miles de fieles se arremolinan en las calles como si no hubieran pasado varios siglos y como si no hubiera democracia. En Alcalá una puerta se abre y otra se cierra y hay bares para 80 habitantes y hay un padre para cinco hijos e hijos sin padre. Hay gente que triunfa y otros que cada vez van a peor, pero sigue la vida y no desfallecen porque parece que el fracaso no existe y la esperanza persiste porque hay barrios como Las Cruces o como el barrio de San Juan que siguen ahí perennes como si el tiempo no fuese con ellos, aunque han cambiado algunas de sus caras. En Alcalá la Real hay polígonos industriales, alguno lleno de empresas, con talleres y venta de muchos artículos, otro con pocas empresas pero con ganas de que se vayan instalando y otro con industria del plástico, con fabricación de bandejas o con botellas para el agua.
Hay una Alcalá de aldeas, una Alcalá urbana, una Alcalá que siente, que practica, que busca el porqué de lo que pasa. Hay montes y valles, tajos y riberas, árboles y espárragos, carreteras pero no hay autovías, ni paradores, pero sí hay un hotel y varios centros escolares públicos y concertados y hay pocos analfabetos y han venido gentes de otros lugares buscando algo de vida y futuro para seguir soñando. Alcalá es mágica, tiene una serie de hombres que convierten el agua en vino; el trigo en pan; la cebada en cerveza y la aceituna en aceite. Hay una mujer hermosa que cabalga en un caballo blanco, sin zapatos de tacón y en las noches azules se le ve por el Portichuelo camino de un amor inútil, vacío y sin futuro. En Alcalá van los enamorados tomados de la mano; hay flores en alguna esquina y en el Pilar de los Álamos se refugiaba Pedro y hablaba de batallas perdidas con una camisa limpia. Una vez vi en Alcalá un hombre que caminaba en un aro gigante y daba vueltas por la Avenida de Andalucía, echaba fuego por la boca y un humo blanco anunciaba la fiesta de julio. En Alcalá saboreé mi primer helado, asistí a un curso de catecismo, estrené mis primeras zapatillas deportivas; una vez me compré un abrigo que me llegaba a los pies y otro día me compré un pantalón blanco que me lo puse una sola vez. En Alcalá, Pepe camina con parsimonia, mira por donde pisa, respira y toma café con churros en la Avenida de Europa. En Alcalá, el Arcipreste se hizo una estatua y desde las alturas mira y observa todo lo que pasa.
Hubo otro poeta que escribía sonetos pero naufragó una tarde en un puerto sin barcos. En Alcalá, unos pocos se hicieron ricos y construyeron pisos y compraron fincas de olivos subvencionadas por las oscuras ayudas de la Europa oficial. En Alcalá, un día vi a una mujer que tenía un vestido de mil colores. Otra practicaba yoga y usaba calcetines de lana y una tercera cantaba por bulerías y nadie la escuchaba. Hay mujeres que son independientes de toda acción u omisión que se tercie y en las noches de verano van juntas a realizar un aquelarre en la Ciudad de la Luna, con sus manos unidas. Alcalá parece perdida entre el EDUSI, la PAC, el desinflado parador o la dudosa autovía, pero se llenó de fábricas de plástico, pequeñas y grandes y se convirtió en referente del sector en la tierra. Alcalá es una mujer soltera, con hijos, o viuda con muchos nietos que tratan de salir adelante, pasando de un tiempo con muchas oportunidades y buen sueldo, a recibir una pensión que no le llega para pasar el mes.
Alcalá se debate entre el norte y el sur, entre su socialismo hegemónico, un conservadurismo que aún no se sabe lo que puede dar de sí, y unos pocos soñadores que aún celebran el 1 de mayo y reparten un arroz caldoso entre sus acólitos. Hay muchos perros en Alcalá, la gente cuida de estos animales, los llevan atados, los sacan por las mañanas y algunos quieren mucho a sus canes; pero otros hay que no los cuidan, e incluso los abandona; hay incluso asociaciones en defensa de estos animales y esto es un signo de cultura de un pueblo, pero creo que antes tienen que cuidar a sus semejantes.

sábado, 21 de octubre de 2017

UNA VISIÓN SENCILLA DE LA RIBERA BAJA Y ALTA

El periodista Jesús Pozo decía que había pasado cerca de Alcalá la Real pero que nunca había llegado a la ciudad. Ahora, este almeriense vive en la aldea de Ribera Baja, compró un par de casas y las convirtió en alojamientos rurales, incluso con biblioteca y sala de arte, con una cueva donde su prima Ana da masajes. Ribera Baja es un suspiro existencial urbano y rural, rodeada de agua, ríos y antiguos molinos donde elaboraban pan. Hoy aún queda un molino el de Francisco Madrigal donde hace pan y dulces.
Ribera Baja no tiene ni un pequeño bar, tiene una ermita donde se venera a su patrón, San Jerónimo, y lo celebran a primero de agosto. Hay un barrio bajo y otro alto que los divide el río y hay una vega con árboles y hortalizas; el antiguo molino de Santiago Hidalgo se ha convertido en una casa rural y Antonio López se ha hecho allí un lugar donde descansar y tener ratos de tranquilidad. A la entrada, el socialismo hizo un centro social y un pequeño campo de fútbol sala. La vecina más famosa de la aldea es Elisabeth Wagner, una holandesa que cobra una pensión del Estado Español, amante de los perros, conduce una furgoneta amarilla y se compró una casa en el barrio alto, junto al Asno Azul. Elisabeth se hizo amiga de Jesús Pozo y los dos mantienen una simbiosis interparental casi inquebrantable. Ella cuida de los alojamientos rurales y Jesús anima la vida de la holandesa. Es un idilio hecho de respeto y de guiños de complicidad. Ella trabajó durante 20 años en un restaurante en Cataluña, primero llegó a la aldea de Santa Ana y después encontró su sitio en Ribera Baja. La casa la ha ido transformando, en sus paredes tiene jaulas de adorno y un pájaro que le anima los días; en verano duerme al aire libre y en invierno no cierra las ventanas de su dormitorio, dice que nunca tiene frío.
Elisabeth es una mujer independiente que nunca ha bailado abrazada, dice que no puede hacerlo, suelto si baila y habla en cinco lenguas. Las antiguas casas de Ribera Baja hoy están cerradas casi todas y en franco deterioro. Aquellas calles tan animadas en el siglo XX, ahora están desiertas y solo Elisabeth y otros pocos vecinos las andan cada día. En invierno hay escarcha en la calle de Elisabeth y el cielo es claro como una patena, las estrellas se ven, el firmamento y la luna van dando cuenta de las estaciones invernales.
La Ribera Alta está cerca de Frailes, mi hermano Antonio iba con su motocarro a vender pescado y fruta, y a mí me alquiló un local para vender sus productos, estuve allí unos días cuando aún era pequeño, pero me harté y me fui. Había una mujer que se llamaba Ana, tenía una tienda donde vendía de todo. En la plaza se celebraba la verbena en honor a San Juan Bautista y unos metros más arriba estaba la iglesia. El día de San Juan era la gran jornada y llegaba gente de los pueblos limítrofes, había dos días de fiesta: San Juan y San Juanillo y al mediodía los hermanos mayores ofrecían un ponche en la Fábrica. Ahora, en esta época, el socialismo levantó un centro social, un campo de fútbol sala y un centro de salud, donde atiende un médico unos días a la semana. El restaurante Rey de Copas fue su mejor establecimiento y su cocinero Juan Matías estuvo en candelero varios años, hasta que desapareció y se fue a Antequera. Los niños y los jóvenes de Frailes y de la Ribera Alta teníamos mucha rivalidad, manteníamos continuas peleas y nos desafiábamos al fútbol y con piedras que a veces tenían grandes consecuencias.

jueves, 19 de octubre de 2017

EL BALNEARIO ESTARÁ PARA EL 2019

Las dudas que se cernían sobre el Balneario de la villa de Frailes, se despejaron ayer y tras la finalización del período de presentación de ofertas para participar en la licitación tuvo lugar en el Ayuntamiento de Frailes la convocatoria de la Mesa de Contratación integrada por los distintos grupos políticos. Finalmente se adjudicó de manera provisional a la SCA Hábitat Colaborativo a la espera de recibir el alta en el I.A.E y la documentación de hallarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y con la seguridad social y la garantía definitiva para en los próximos días llevar a cabo la adjudicación definitiva del contrato.
Atrás quedaron todos los miedos y los malos augurios que durante los últimos meses atacaron al municipio de Frailes y en especial al Equipo de Gobierno y al alcalde, en particular, el popular José Manuel Garrido, que intentó por diversos medios licitar el Balneario entre muchas empresas, pero por unas causas o por otras, el proyecto no se resolvía.
El trabajo y la constancia para sacar adelante el proyecto de Hotel Balneario de Frailes dio sus frutos y verá la luz definitiva con la finalización de las obras a finales del próximo año 2018 y la puesta en marcha de la infraestructura se estima que entre en funcionamiento a principios del año 2019.
Tras muchos intentos de licitación de la infraestructura y búsqueda de inversores privados por parte del Ayuntamiento de Frailes finalmente se ha conseguido la intervención de un grupo empresarial dispuesto a finalizar la infraestructura e implantar su modelo de negocio.
Se trata de un proyecto con una total implicación de toda la Corporación Municipal de Frailes y donde se han puesto todos los esfuerzos del Consistorio en colaboración con otras administraciones para que finalmente sea una realidad. Son muchos años de esfuerzos para intentar poner en valor la recuperación del antiguo Hotel Balneario de Frailes pero ha sido en los últimos años cuando el proyecto ha dado ese empujón final para que se convierta y se haga realidad. Se trata de la mayor apuesta del municipio de Frailes y una de las obras referentes tanto en la comarca de la sierra Sur de Jaén así como de la propia provincia.
La negociación y búsqueda del inversor ha sido llevada directamente desde la Alcaldía de Frailes. Durante el pasado mes de agosto y septiembre se presentó al pleno del día 21 de Septiembre una propuesta que fue aprobada por unanimidad para la apertura de un expediente para la contratación, mediante un procedimiento negociado y de urgencia para la concesión de obra pública consistente en la finalización de obra de Hotel Residencial Balneario y la posterior explotación.
Se trata de una concesión de obra y posterior explotación por un período de 40 años que permitirá poner en marcha el proyecto de Hotel Residencial Balneario de Frailes. Es un modelo mixto de gestión donde se integrarán tanto el nuevo carácter residencial que adquiere el edificio en combinación con el modelo de hotel previsto inicialmente, así como la explotación de la parte del centro de hidroterapia con el uso de las aguas sulfurosas y los distintos tratamientos en la zona denominada de baños.
En los próximos días se trabajará en la adaptación del proyecto por parte de todos los actores implicados para agilizar lo máximo posible el inicio para la finalización de las obras y su puesta en marcha definitiva.
Sin lugar a dudas esta noticia representa la gran oportunidad para la finalización del proyecto referente del municipio durante los últimos años y que ha sido uno de los grandes objetivos del equipo de Gobierno y de la corporación en general durante los últimos años.
El miedo que tenía el alcalde, José Manuel Garrido, a que el Balneario frailero se pudiera convertir en una obra varada en el sitio de Los Baños, y se pareciese al aeropuerto de Castellón, como si el edificio no sirviera para nada, ha desaparecido y todos los sueños que se tenían para el proyecto siguen intactos y en breve se podrán ver los resultados.
El pasado 24 de junio de 2010 se colocaba la primera piedra del Balneario de Frailes, como el proyecto de mayor envergadura de la historia del municipio, con una inversión inicial de 4’4 millones de euros, desde aquella fecha hasta ahora, han ocurrido muchas historias y ha habido momentos de muchas dudas, pero nunca se tiró ‘la toalla’, por parte del Equipo de Gobierno actual y de la oposición.
El alcalde, José Manuel Garrido, siempre ha tenido la esperanza de que el proyecto tendría una buena culminación, pero viendo la edificación en la carretera que conduce a Los Baños, con las puertas cerradas y sin movimiento en la construcción, daba malos augurios y muchos de los que pasaban por allí, se preguntaban que que sería del Balneario.
Finalmente, se ha acudido a una fórmula satisfactoria para el Ayuntamiento y la empresa concesionaria y la esperanza de que el Balneario será un motor importante para la economía del municipio, está a flor de piel y todo Frailes y la comarca se podrá beneficiar de este proyecto y algunos fraileros encontrarán trabajo en este Balneario tan deseado.
El Balneario de Frailes llegó a ser un lugar elegante y de gran reputación a finales del siglo XIX y hasta el comienzo de la Guerra Civil. Allí se hospedó el escritor granadino Ángel Ganivet y los escritos y fotos de la época dan idea de que era un lugar para descansar y pasar unos días en tranquilidad y combatir algunas enfermedades. Ahora, con su final feliz, se han puesto muchas esperanzas en este proyecto y todo hace augurar que cambiará la economía no solo de Frailes sino de la comarca, porque es un proyecto de futuro y traerá riqueza y empleo a la comarca de la Sierra Sur.

EL ALCALDE DE FRAILES NO CONCURRIRÁ A LAS ELECCIONES LOCALES 2019


José Manuel Garrido tiene cara risueña y rezuma tranquilidad, en su despacho del Ayuntamiento de Frailes, con pocas cosas en su mesa y contento porque la lluvia, al fin, ha llegado y es una gran noticia para todos. Este joven alcalde dice que ha aprendido muchas cosas y en especial a escuchar a la gente, además lo veo comprensible, satisfecho y con la mano tendida a cualquiera que llegue a la habitación donde cada día recibe a la gente. Pero piensa que su tiempo en la política local finalizará al final de esta legislatura.

-¿Cómo han sido estos últimos años de Gobierno?

-Posiblemente, quizás la experiencia es un grado, te va ayudando bastante, pero si me atrevo a decirte que ha sido complicado y hemos puesto encima de la mesa distintos proyectos que son importantes para Frailes y considero que son de gran envergadura y la verdad han dado sus frutos y los hemos podido sacar adelante, pero la envergadura de los proyectos ha hecho que las complicaciones hayan sido máximas. Por eso digo, que estos años han sido buenos y de mucho trabajo, pero para eso estamos aquí.

-¿Qué has aprendido en este tiempo?


-Bueno, se aprenden muchísimas cosas, sobre todo a entender lo máximo posible a la gente porque cada uno somos de una manera distinta, cada uno tenemos nuestra forma de pensar y probablemente he aprendido mucho escuchando e intentando comprender internamente a las personas, para posteriormente hacer un trabajo e intentar solucionar los problemas que te pueden ir planteando. Eso es lo que te puedo decir que he aprendido en estos últimos años.

-¿Qué cosas te han dado más satisfacción?

-En términos generales estoy bastante satisfecho del trabajo que hemos desarrollado aquí, el intentar solucionar los distintos problemas diarios, pues lógicamente te satisfacen muchísimo, pero a nivel de satisfacción, pues no sé, el poder poner en marcha el proyecto que tenía en mente hace tiempo, cuando por primera vez entré como alcalde en Frailes. El ver como el proyecto ya se va cumpliendo y se va formando y se va adaptando cada vez más a tu forma, pues eso es lo que más me satisface.

-¿Y cómo ves a Frailes ahora y durante estos años?

-Creo que de forma muy positiva. Sin ir más lejos, esta misma mañana y tomando un café con una persona que es independiente del pueblo, que no vive aquí pero que trabaja en Frailes. Me comentaba que Frailes a lo largo de estos últimos años ha desarrollado un gran potencial de actividades, y aquí cada fin de semana, prácticamente, tenemos algunas cosas y actos que cada año se van ampliando y mejorando, pero es que además, hemos introducido nuevas infraestructuras. Pretendíamos mejorar y lo hemos conseguido, pero como todo se puede mejorar. En términos generales estoy bastante contento.

-¿Y todo esto que dices cómo se ve en el municipio?

-Bueno, realmente, veo una paz social, la gente me ve por ahí y hablamos con cualquiera de manera razonable, aunque siempre como todo en la vida, cada uno tiene su punto de vista, pero al final creo que hemos intentado llegar a un entendimiento, todo está tranquilo, no hay ninguna crispación política, sino todo lo contrario, un entendimiento que eso ha sido un trabajo, porque cuando empezamos a gobernar, pues entonces el ambiente político estaba un poquito más caldeado. Y ahora, tenemos algo de culpa los que estamos a este lado del Gobierno y también la oposición, porque al final hemos intentado llegar a acuerdos. Yo ahí, lo noto, y es ahí donde veo que el pueblo ha ido evolucionando y que ya estamos un poquito más maduros, a la hora de comprendernos entre todos.

-¿Puede haber falta de agua en Frailes?

-No, el consumo de agua, hoy por hoy, está garantizado. Se han tenido que tomar algunas medidas de restricciones en las fuentes públicas y sobre todo también algunas medidas en cuanto a mucho trabajo, para definir bien el concepto de contado y que todas las casas paguen su agua según el consumo. Ahí, hemos tenido mucho trabajo, porque han sido muchos los contadores cambiados, son muchos los esfuerzos en una parte que ha sido negativa para el que está gobernando, pues imponer cierto tipo de historias con el objetivo de poner orden que no lo había anteriormente, pues eso complica en parte la situación y si a eso le unimos, también, el canon que ha impuesto la Junta, pues eso complica mucho más, porque claro cualquier recibo de agua normal de una persona o de una familia de Frailes se ha incrementado en un 50% y eso es muy difícil de explicar a un vecino, que antes pagaba 70 euros y ahora 140 euros, pero lo positivo es que ¡ojala¡ siga lloviendo pero que el suministro de agua está garantizado y hemos intentado concienciar a la población de que a pesar de que Frailes tiene mucha agua, que es una suerte, tenemos que ser conscientes de que es un recurso escaso, y nosotros tenemos que cuidarla.

- ¿La democracia se ha afianzado con tu mandato?

-Creo que sí, la democracia es algo muy importante, es nuestra base y yo creo que sí, lógicamente se ha visto que la democracia funciona. Frailes está funcionando, la gente si vienen unas elecciones con carácter local, vota una cosa y si son autonómicas, nacionales o europeas votan otra cosa. Y aquí no hay ningún problema y cada uno vota y actúa en consecuencia y estoy orgulloso de ello. A mí me gusta que se reconozca mi trabajo y que la gente lo vea, a pesar de que, bueno, yo estoy con mi partido y cuando llegan elecciones de otro ámbito cada uno vota al partido que quiere y cuando hay elecciones locales pues reconocen nuestra labor, nuestro trabajo, por eso creo que la democracia está viva que la tenemos latente.

-¿Cómo ves a Frailes y a los fraileros en la actualidad?

-Creo que Frailes es un pueblo con muchísimas posibilidades, a pesar de que este año el tema de la agricultura está un poquito más perjudicado por la sequía, pero creo que la gente sigue manteniendo buenas expectativas y hay muchos emprendedores en los últimos años. Ahí está el tema del queso, los embutidos y hay muchas personas que están montando su propio negocio, y además, creo que los fraileros hemos ido, liderados por el Ayuntamiento, tratando de sacar provecho el ámbito en que vivimos, la Naturaleza, nuestra geografía, aquí donde estamos ubicados y creo que proyectos como el de la Tirolina, el puente colgante o la finalización de rutas de senderismo, rutas necroturisticas u otras muchas iniciativas en el sector turístico, como la Orientación, creo que estamos abriendo una nueva oportunidad y salir un poco de las áreas tradicionales, en las que hasta ahora se ha ido desarrollando la economía municipal; hemos diversificado un poco y estamos creciendo en positivo y creo que nos estamos dando cuenta de que debemos evolucionar en ese sentido e intentar aprovechar la dinámica positiva en cuanto a turismo. Los fraileros somos capaces de adaptarnos a las circunstancias y para mí creo que con los distintos proyectos que tenemos en la mesa, vamos a mejorar nuestra calidad de vida.

-¿Qué destacarías de lo realizado en tus mandatos?


-Son muchas las infraestructuras realizadas en estos años, pero quizás de la que más me siento orgulloso, es todo lo realizado en la red de caminos del municipio. Son muchas las inversiones realizadas con ayuda de las administraciones que nos han permitido realizar las obras y que es fundamental para el desarrollo de la agricultura. Luego hay otras inversiones muy importantes, como la remodelación de la plaza del Nacimiento, haciéndola atractiva a visitantes y vecinos. Luego la mejora de abastecimiento de agua en las calles de una forma integral. Ahora tenemos en marcha y que se finalizará en breve la ruta del Paseo por el Baño, la construcción de una nave municipal en el polígono industrial de la Dehesilla, la variante sureste que conectará al tanatorio con la Cuesta de la Burra.

-¿Te presentarás a las próximas elecciones?


-Pues, mira, creo que como todo en la vida, hay un inicio y un final. La última vez que me comprometí, lo hice por Frailes y para un periodo de cuatros años, del 2015 al 2019, e incluso ha habido por ahí alguna oferta para abandonar la Alcaldía y la he declinado, he dicho que no que voy a continuar aquí y mi trabajo continuará hasta el 2019, y después creo que es interesante que haya un nuevo cambio, con personas nuevas que formen una candidatura. Creo que en 2019 está mi fin como político.

martes, 17 de octubre de 2017

LA FAMILIA DEL GUARDA NEGRO

En la casa de Antonio Amadeo, en la calle Hondillo, bueno en una cuadra que tenía frente a su casa,nos juntábamos a veces, o por cualquier causa llegábamos allí. Y con la llegada del invierno, teníamos allí el vino del terreno a punto, o al menos eso creíamos nosotros. El Guarda Negro decían que había llegado a Frailes desde Cuba, vivía en el Barrihondillo, en la casa que hoy es propiedad de Gabriel Gallego. Tenía varios hijos: Sabina, Manuela Gabriel, Antonio y Salud. Trabajaba en el Ayuntamiento y era muy conocido entre los vecinos, era la única persona de color negro que había en la villa. Su hijo Antonio era una persona agradable, pero en Frailes no encontró trabajo y tuvo que trasladarse a Barcelona, era un hombre joven, que tenía ganas de trabajar y encontrar un futuro.
Allí, encontró lo que buscaba y se quedó, pero en Frailes, sus amigos lo añoraban. A mí, me decía Pichurra y como mi hermano Antonio se llevaban de primera. Nos escribía cartas desde Cataluña y deseábamos que volviera, al menos para poder verlo. Y un día lo hizo, y le preparamos una bienvenida. Llegó al anochecer en la Alsina de Contreras y se detuvo en el Puente de los Molinos, allí habíamos preparado un burro, todo adornado y lo subímos en él. Estaban sus amigos de siempre, Chipilín, mi hermano Antonio, Callejón, Gatuela, Cabildo y muchos más. Una vez montado en aquel asno, recorrimos la calle Elvira y cada vez se agregaba más gente. Antonio, aquel hombre generoso había vuelto de Barcelona, seguimos por la calle Cuevas y en bar la Cueva salieron muchos a saludarlo.
Pepe y David Alvarez eran los hijos de los dueños del bar, se llamaban Amador y Mercedes. Aún el bar Nuevo no estaba abierto, pero sí la taberna de Domingo el de Gregorillo que estaba situada en el bajo del supermercado de la Gregoria; cada vez se unía más gente detrás de aquel burro y de Antonio. Él subido en el animal, parecía como si se tratáse del Señor cuando entró en Jerusalén. En la calle Mesones, en el salón de Fermín Murcía se celebraba una boda y la música de la orquesta Trébol sonaba y nosotros oiamos los acordes. Estábamos en la posá de la Rubia y subimos por la calle Mesones hasta llegar al Cinema España y ni cortos ni perezosos nos introducimos en el salón, con el burro y Antonio subido en él, hicimos bailar al animal con Antonio en lo alto, pero con tan mala suerte que el jumento resbaló y se quedó tumbado en el salón.
La familia del Guarda Negro era muy querida en Frailes, pero poco a poco todos los hijos fueron emigrando a Barcelona; un hermano se fue llevando al otro y así toda la familia se trasladó, después volvían casi todos los años, pero cada vez tardaban más en hacerlo y poco a poco se fueron distanciando de Frailes. Solo Manuela y Salud viajaron alguna vez y se hospedaron en la casa de mi hermana Emilia, allí las ví alguna vez. Pero después desaparecieron y no supimos más de esta familia. El Guarda Negro se quedó más tiempo en Frailes junto con su mujer. A aquel hombre lo conocí y su figura la sigo viendo, cuando iba acompañado de José el Pregonero, realizando su trabajo por aquellas calles. La casa de la calle Hondillo quedó vacía y fue alquilada por Carmela, la madre de Paco Belmontes, de esta manera aquella familia salió de la pequeña casa que tenían en la calle Carboneras. En la calle Hondillo habitaban por aquellos tiempos el padre de Amadeo, en la casa que hoy es de Manuel el Municipal, por encima vivía una mujer que se llamaba Estrella, donde hoy tiene su vivienda mi sobrina Rosi. Más arriba estaba la familia de Antonio Medina, también la Domi de Calañé, Ezequiel y su familia, la madre de Chipilín, el Cojo Canelo, las Pulias, Dionisio y Miguel que eran zapateros, Antonio Hereodos que tenía una barbería, también la madre de Maria la Bocarrieta.Después se trasladó por allí Antonio Molina que tenía una pescadería y en la esquina había un edificio que albergaba las escuelas: dos de niños y una de niñas, cuyos maestros se llamaban doña Concha, don Antonio y don José Mantecas. Todo esto ocurría entre 1950 y 1960. En aquellas aulas repartían alimentos del Plan Marshall de los Estados Unidos de América, así por la mañana nos repartían un vaso de leche que había que mover mucho para que los grumos desaparecieran y por la tarde nos daban unos pedazos de queso amarillento.

LAS ESTATUAS DE JUAN MÉJICA LLEGARON SILENCIOSAS AL PASEO DE LOS ÁLAMOS

El lunes pasado, al anochecer, al Paseo de los Álamos llegaron invitados especiales, como una sorpresa se instalaron en la parte central de este parque alcalaíno y dicen que se van a quedar un poco tiempo. La gente miraba aquellas estatuas y quedaban sorprendidos, algunos las tocaban pero no se atrevían, parecían tener una especie de reparo al rozarlas. Otros, ni cortos ni perezosos, se subían a ellas, las acariciaban, jugaban e incluso reían. La gente que llegaba al Paseo seguía sorprendida ante aquellos gigantes que se han introducido sin apenas ruido, llegaron y se instalaron, sin costes, cavilosos, con sus bagajes de arte moderno. Son suaves, grandes, eternas, juguetonas, sugestivas, alegres, duras, tocables, enormes. Parecen que son como amigas que han venido a darnos un saludo de esperanza.
Y sí, han llegado las grandes estatuas del asturiano Juan Méjica a Alcalá la Real y este hombre llegó aquí para explicar su obra, una persona alegre, altruista, apasionada, que habla de sus estatuas sin parar y las está paseando por todo el mundo y dijo que Alcalá era una de las ciudades más pequeñas donde había expuesto su arte, pero también le gustó este municipio y aconsejó que su obra sea vista por los alcalaínos y que los alumnos de los colegios vengan a verla y se le explique.
Las esculturas monumentales de Méjica son imponentes formas que proyectan en el espacio un cortejo público de significados simbólicos. Los niños se sorprenden al verlas pero al instante se funden con ellas, las miran, las tocan, las reconocen, son capaces de subirse a ellas, las inspeccionan y las hacen suyas. Los más grandes llegan al Paseo y al verlas, las miran, se acercan a ellas, leen su título, muchos sacan el móvil y les hacen una foto para el recuerdo o para mandárselas a los suyos, para compartirlas, para decir que han llegado a Alcalá la Real unas formas grandes como caballos, como toros, como inmensos iconos pesados que se han adaptado al suelo del parque.
Hay gente que les ha gustado, otros que no las comprenden, pero les hacen pensar, tratan de sacarles su razón de ser. Las esculturas de Juan Méjica están en Alcalá la Real, cuando lleguéis al Paseo de los Álamos, en estos días, os saludarán y durante unos meses estarán presentes con los alcalaínos. En estos días, podremos caminar entre ellas, podremos hacernos fotos y podremos soñar y saber que hay gente generosa que pasea su arte por los lugares y lo comparte con los pueblos para enseñarnos algo mítico, mágico o simbólico.

lunes, 16 de octubre de 2017

ALFREDO LUQUE CONSIGUE SU SUEÑO DE EDITAR SU LIBRO

El alcalaíno Alfredo Luque ha conseguido realizar su debut editorial, al publicar su primera obra, con su libro ‘Cuentos del Anochecer’. El bar cultural ‘Casablanca’ acogió la presentación de este libro, el pasado 15 de octubre, a partir de las 17:00 y en un ambiente distendido y de amistad, fue Nono Vázquez el presentador del mismo y se refirió a que el nacimiento de un libro nuevo es bueno para la cultura y motivo de alegría. Comentó que ‘Cuentos del Anochecer’ es una verdadera aventura y un sueño hecho realidad. Vázquez añadió que conocía a Alfredo Luque desde la infancia y habían compartido sabores y olores de memorias y habían ejercitado la imaginación. También manifestó que era un libro hecho con el máximo rigor y añadió que un libro es la mejor manera de entrar y conocer a alguien; ‘Alfredo Luque’ se resume en estos relatos’.
El autor de estos ‘Cuentos del Anochecer’ manifestó que ‘cuando me planteo hilvanar palabras siempre pasan millones de cosas, y a veces todo fluye de forma natural y todo aparece de repente, y lo lees y tiene un significado y también una historia’. Cree Luque que nunca se escribe por dinero y que hoy en día es más fácil poder publicar, debido al progreso en todos los órdenes y aconsejó que todo el mundo debería escribir. También añadió que había sido su propio editor y que ha podido tener un estilo propio, pero siempre ayudado de diccionarios que den argumentos fundamentales a la obra. Alfredo Luque estuvo acompañado por el colectivo Aldonzas y Alonsos, un grupo de jóvenes alcalaínos que realizan encuentros culturales y leen pequeños relatos, que apoyaron al autor y manifestaron su alegría por este nuevo libro. En la contraportada se dice que, ‘hay ocasiones en los que en literatura, es difícil establecer una separación entre la ficción y la realidad. Los relatos de este libro, no ocultan ese propósito. En ellos, el autor es capaz de sumergir al ávido lector, en un imaginario viaje a través de una realidad distante y al mismo tiempo cercana, con la que llegará a sentirse plenamente identificado’.
Alfredo Luque ha conseguido realizar su sueño con la publicación de este libro y en estos cuentos se ha dejado parte de él, porque forman parte de su vida y aquél niño que leía desde una temprana edad todo tipo de narraciones y en especial a sus autores favoritos como Asimov, Bradbury, Arthur C. Clarke y Alan Poe, puede respirar tranquilo y estar satisfecho de que lo ha conseguido y que debe saber que hay mucha gente que en estos momentos está leyendo sus Cuentos durante todo el día.