Páginas vistas en total

miércoles, 14 de junio de 2017

EL TRIUNFO DE LA MILITANCIA

La victoria en las elecciones primarias del PSOE de Pedro Sánchez puede ser que haya pillado con el pie cambiado a muchos de sus militantes, sobre todo en Andalucía y aquí en Alcalá la Real. A pesar de que Susana Díaz dispuso de todo el aparato oficial del PSOE y la postularon los pesos pesados del Socialismo como Felipe González, Alfonso Guerra y los barones territoriales; el triunfo de Sánchez ha sido como un golpe de cambio de timón que ha minado los cimientos del Socialismo Oficial y paternalista que Susana Díaz representa. Ahora, los perdedores tendrán que aclimatarse a los vientos que corren y tendrán que ponerse la camiseta de verano para iniciar esta nueva etapa. Susana Díaz ha sufrido un gran varapalo y con ella todos sus partidarios. El Socialismo que esta mujer representa, el de Ganar, Ganar y Ganar, sin apenas programa y basado en sonrisas, abrazos a niños y mayores, culto al líder, explotación del PER, las ayudas de la PAC y todo tipo de subvenciones, parece que ha sido rechazado. Esto quiere decir que la militancia socialista ha rechazado esta forma de gobernar y quiere ser protagonista del socialismo futuro y así se lo ha querido decir al ganador Pedro Sánchez. El Socialismo es la doctrina política que propugna la propiedad y la administración de los medios de producción por parte de las clases trabajadoras con el fin de lograr una organización de la sociedad en la cual exista una igualdad política, social y económica de todas las personas. Pero en el Socialismo andaluz hay un abismo entre la clase gobernante y la clase trabajadora socialista, de tal manera que hay una gran diferencia de salarios, porque no se puede ser socialista y tener un sueldo de más de 50.000 euros anuales, si se aspira a la igualdad real entre las personas; este tipo de cuestiones está en la base de las diferencias entre lo que es el Socialismo real y el que muchos dirigentes dicen que representan. Aquí, en Alcalá la Real ha habido 82 militantes que han votado a Susana Díaz, 31 que han votado a Pedro Sánchez y 7 que lo han hecho a Patxi López. Aquí, se ha dicho que estas elecciones son la esperanza de unos y la decepción de otros. Ha tenido que pasar todo esto para que el Socialismo recapacite y vea hacía donde iba y mire hacía donde quiere ir. Habrá que luchar por la igualdad económica para que este Socialismo alcalaíno sea creíble, porque repartir el PER para unos y unos buenos sueldos para otros, parece que no lo quiere la militancia, esta tiene ahora la palabra. Pero en Alcalá la Real han ganado los partidarios de Susana Díaz y los gobernantes se consideran respaldados; ahora los 31 que han votado a Pedro Sánchez tendrán algo qué decir o seguirá todo cómo está. La solución la tienen los militantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario